domingo, 15 de noviembre de 2009

♣ OSO DE ANTEOJOS EN CHAPARRÍ-LAMBAYEQUE

OSITO ES LA ESPERANZA DE SU ESPECIE Milagro de la vida en Chaparrí Desde una casi inexpugnable madriguera, ubicada en el bosque del enigmático cerro Chaparrí en la reserva del mismo nombre, una osa de anteojos deja embelesados y enternecidos a los que tienen la suerte de observar las escenas que protagoniza junto con su pequeña cría de cuatro meses. Luego de tres días de espera, un equipo de El Comercio, camuflado entre la vegetación que rodeaba un jagüey en la mencionada área de conservación, logró registrar al pequeño animal que nació el 30 de julio pasado. TAREA DE TODOS El nacimiento del osezno se ha convertido en un verdadero orgullo para un centenar de comuneros de la reserva privada de Chaparrí. Muchos de ellos han incluido en sus labores diarias el registrar cada movimiento de la osa madre y su cría. Con el asesoramiento del conservacionista Heinz Plengue y el experto en osos Robert Williams, los campesinos anotan en un libro cada vez que la madre enseña al osezno a sobrevivir en el bosque y a interactuar con el medio ambiente, en el cual se deberá valer por sí mismo en un futuro. Los guardaparques Porfirio Santa Cruz y Joel Vallejos son dos de los más entusiasmados con el cuidado de los osos de anteojos. Confiesan que se emocionan cuando “Cholita”, recostada sobre una peña, inicia el sagrado ritual de amamantar al hambriento osezno. Precisamente Porfirio y Joel fueron quienes, con extremo cuidado, se percataron de la presencia de un nuevo ser en la madriguera que se ubica en un área de hectárea y media, donde “Cholita” y el oso “Tongo”, padre del osezno, permanecieron durante casi dos años. PACIENTE ESPERA Ser testigos de esta inusual aparición no fue tarea fácil. La osa “Cholita” utilizó una singular estrategia para confundir a los curiosos que intentábamos fotografiarla con su cría. En los primeros dos días, ella descendió sola desde la montaña hasta un pequeño pozo de agua, agobiada por el intenso calor de más de 35 grados centígrados. Al tercer día, el osezno apareció tímidamente en la reducida madriguera. Pudimos corroborar su pequeña existencia a través de un potente telescopio, desde una distancia aproximada de medio kilómetro. Los comuneros están felices con el nacimiento del osezno y con frecuencia realizan pagos a la montaña sagrada de Chaparrí, que se ha convertido en la fortaleza perfecta para albergar la última población de osos. La reserva, de 34.412 hectáreas, permite mejores condiciones que las que los osos hallan en las zonas áridas y boscosas de Lambayeque. El científico Plengue aseguró que la información que se reúna de esta singular experiencia servirá de derrotero para realizar planes de reintroducción y reproducción en diferentes partes del mundo.El Comercio. Datos: - La Reserva Ecológica Chaparrí está ubicada en Lambayeque. - Puede ser visitada desde las 7 a.m. hasta las 5 p.m., previa reserva. - También se ofrece hospedaje en búngalos. - Mayor información en la web: http://www.chaparri.org/ UBICACIÓN: En Chongoyape, Lambayeque, Perú ACCESO: Desde 2km antes de Chongoyape se toma un desvío la norte que lleva hasta la reserva,la cual está protegida por tranqueras, el acceso es previo pago a la comunidad en Chongoyape. DESCRIPCIÓN: El Clima de Chaparrí es cálido y seco. La reserva protege en el sistema ecológico llamado "Bosque Seco del NorOeste". En la reserva de Chaparrí se protegen especia como la Pava Aliblanca, el Oso de Anteojos, el Puna, el Tigrillo, el Venado Cola Blanca, águilas de diferentes especias, la CaracCara, guanacos, llamas, los cóndores y cóndores reales y algunas especies endémicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada