lunes, 2 de marzo de 2009

LEER Y COMPRENDER O COMPRENSIÓN LECTORA

LEER Y COMPRENDER Por Carlos Villacorta V. El hombre al nacer es libre, pero al primer suspiro es dominado por el ambiente y el sistema de vida, por lo que tiene que desarrollar una serie de mecanismos y habilidades para seguir siendo libre. Luego cae en el poder del mismo hombre que controla el ambiente y el sistema. Si nos remontamos a los primeros hombres que aparecieron sobre la tierra, también tenemos que comprender que fue sometido por la naturaleza o ambiente y luego por el mismo hombre. Para emanciparse de la naturaleza, necesariamente tuvo que desarrollar sus instrumentos y mecanismos necesarios. Ahora domina a la naturaleza. Por eso evolucionó y creó las sociedades. Para liberarse del dominio del hombre mismo, primero tiene que liberarse a sí mismo, luego juntarse con otros para liberarse completamente. Por eso existen ya los instrumentos necesarios para este menester. Uno de ellos y el fundamental ES EL CONOCIMIENTO. Pero, ese conocimiento debe ser integral y liberador, no sesgado ni dogmático; debe ser dialéctico y no estático. Debe ser teórico y práctico y, ante todo práctico. Quien conoce y no aplica, no conoce nada. Una de las formas principales de llegar al conocimiento es LEER Y COMPRENDER. No basta leer, hay que comprender lo que se lee. Si no nunca llegaremos a ser libres. Que, hoy más que nunca necesitamos ser libres; enseñar a leer y comprender; leer y pensar para ser libres; leer y pensar para caminar correctamente; leer y pensar para comprender nuestra vida; leer para pensar, para gritar nuestro silencio, uniendo nuestras voces renovadas. Leer y pensar porque nadie leerá y pensará por nosotros. La técnica de la lectura comprensiva tiene dos aspectos: La primera, comprender el texto mismo (Aspecto teórico): Una lectura rápida del texto y nos enteramos de que trata. Una nueva lectura más reflexiva centrándose en sus ideas principales; autopreguntarnos sobre lo que comprendimos y finalmente explicarle a alguien lo leído. Si eres estudiante explicarles a tus padres lo comprendido del texto o a un hermano mayor de edad. La segunda, relacionar el texto con la vida diaria (Aspecto práctico): La comprensión del texto nos lleva a su aplicación en nuestra vida cotidiana. Todo lo bueno que conocemos siempre hay que llevarlo a la práctica. Sobre todo si el texto tiene cuestión social. Todos los textos, por más neutros que parezcan, tienen un juego de acciones y reacciones; pueden ser en lo político, jurídico, religioso, filosófico, literario, etc. Los “académicos” o “neutros”, al final, siempre se inclinan al que tiene el poder o control de la situación económica. Porque, no decir nada, favorece al poder. A esta conclusión comprensiva se llega cuando el texto es inexplicable a no ser sólo por su cuestión de contenido estrictamente textual. Esto es fundamental, porque significa aplicar el espíritu dialéctico en todo sentido y en todas partes. Alguien dirá que los textos pueden ser recreativos, informativos, de estudio, etc. ¡Claro que sí! Pero, el entendimiento y la comprensión se dan en todos los casos. En el tópico de leer y comprender, es fundamental liberar a nuestros niños y jóvenes del irracionalismo o la estupidez academicista. Estás por el estancamiento o la transformación es el quid del asunto. En el Perú, la lectura se ha impuesto de un momento a otro y los niños y jóvenes están leyendo por leer. El presidente Alan García lo dijo hoy 2 de marzo del 2009 en el Callao, al inaugurar las clases en el Colegio Virgen del Carmen: “De 43 países concursantes, el Perú está en el 43 lugar en comprensión lectora” “Hay que leer más para cambiar esta situación”. Es decir hay que aprender a leer para ganar un concurso. Una demostración clara que hay “Plan Lector” sin plan lector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada